29.5.07

15.5.07

Pinche musiquita de fondo

Esa. Esa sí está para jalarse los pelos y berrear como babuino que sufre un infarto y desearle el patatús a medio mundo por permitir tal chingadera. Hablamos acá de la esa pinche musiquita de las páginas que se carga solita y se reproduce solita y se repite y se repite y se repite con incansable monotonía hasta el infinito cada vez que uno cae en algún sitio cuyo weyquelemueveelHacheTeMeLe cree que es un detalle JOCOSO o de BUEN GUSTO meter, neta que la esa pobre musiquita es un castigo de Dios. Qué Dios, esa musiquita y el código que le da vida y la obliga a joder joder jodeeeeerrrr al cibernauta son un castigo de Alá, Yavéh, Brahma y Jehovah (O Jehohvah o Jeová o Jhehohvháh o cuantas haches lleve), todos juntos hacia nosotros por seguir creyendo que los policías son seres humanos. Pero si seremos taradoooos, ¡daaaaaaahhh!

...

Bueno, en fin. El punto es que como la otra vez me porté mal en un sueño los duendes del maldope llegaron a mi blog y le pusieron un cassette vintage (Aaaay, tan bonito él) que pone a MUSE (Aaaaaay, tan guapos ellos, ¡y musicazos!) cada que uno lo abre, así planean ahuyentar a cualquier alma perdida que llegue a toparse con la Totola mística.

Por favor, señor lector, no se deje, píquele el triangulito de en medio para que la música pare, actuemos en contra de esta injusticia, ¡nuestra voz será escuchada! y la música será acalladaaah (Buen eslógans de mítin).

...

Nunca me había fijado que a los Dioses les gustaran tanto los nombres con hache

12.5.07

Trastornos del sueño I

Ahhh, la sinestesia.

Pocas cosas hay como esa rara euforia (yo la relaciono con las funciones del aparato digestivo) que provoca esuchar las primeras gotitas de lluvia, cosa que se ha vuelto rara en la cuidad... tin. tin. tin. tin. tiPFRWUUOOSSHHH(onomatopeya para un rayo), cayendo y volviendo nítidas las maravillas capitalinas, como el reptilesco pavimento o el horizonte brillante, pero sobre todo el silencioso caos que se posa sobre los bonetes de toda la banda loca defeñesca.

Añadir un chingo de mota y ataques recurrentes de insomnio salvaje *toy muy drogado*


¡Brraashhhdraghhbptfffsss!

Son las dos y media de la mañana y creo que me va a dar un infarto. Pero no importa porque llegué a una importante conclusión: los Simpsons por más de cinco horas seguidas equivalen a cuatro dosis de ácido lisérgico (...)

En este momento siento la llamada de Pink Floyd y uhhh, delicioso platillo sensorial... ¡Chinchulines! por cierto, ¿asistió usté a la exposición de Storm Thorgerson? está cabróóón, por eeesta, neta que se gana un 'fshhhh-fshhhhhhhhhhh tombs op'.

Volviendo un poco... menaaah. Volver es para los débiles. Total, un trago de brillo obscuro a nadie le hace mal.

Ejeehm... es tiempo de sacar la libreta negra (cuya foto ando deseoso de compartir en el acto), y bitacorear el pedo. ¡Wuhuuuuh!



Libreta negra homóloga indiscutible de la espada de He-Man


La simbiosis-hermandad-comunión que enfermizamente desarrollé para con susodicha libreta -y temo no ser el único-, fue maggeeestralmente descrita por su Real Majestad Queque, la niña carrito del super.

Dibujemos frutas con caria y sombrerosssss mhhh, euforia.

Y ya, vayan a ver sus blogs. Chido el rooooock.