11.11.06

Robaron mi nuevo teléfono (post muy ardido)

Así. Sin más. Llevaba cinco días con él y me asaltaron. Qué poco dramático es el primer asalto de la vida. ¿O el de alguien ha sido bueno?
Qué decepción, y yo que tanto halagaba el ingenio de los cerdos para tragar. Aunque estoy más decepcionado de mi torpeza. Y de mi materialismo mecánico, todavía hubiera sido un disco, ahí sí que me muero, pero chs, emputa. Lo peor es que era un regalo.

Ahora bien; piensa en la peor rabia que alguna vez haya logrado infestar tu cabeza, multiplícala por las veces que le has deseado la más dolorosa de las muertes a cualquiera de esas aberraciones sarcásticas de la realidad y aun así no tendrías una idea cercana del odio que me arrancaron con sus miradas estériles de animal en celo, sus disfraces de bufón deforme, su pinche aliento caníbal, esa maldita podredumbre que te clavan para enfermarte hasta la vergüenza mientras te lamen y te escupen y te llenan de ansiedad fría. Fría como la chingada. Helada como la fosa común en la que se ahogan a cada momento sus asquerosos miembros, más parecidos a gusanos muertos de asco por sí mismos que a cosa alguna relacionada con humanidad.

Mi más sincero asco. Puercos. Putos. Pendejetes.

(antes político gringo que policía mexicano)

6 comentarios:

  1. Anónimo10:17 a.m.

    Entiendo perfecto que estes ardido.
    Lo de ser un politico gringo antes que un policia mexicano..... me dejo pensando que... ¡¡¡¡yo preferiria la muerte!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hasta se puede entender que te lo quitaron unos policías, pero a lo mejor son solo alucinaciones mias.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que los policias argentinos pueden entrar tambien en comparaciones, y hasta en rankings.

    ResponderEliminar
  4. muy poeticos tus insultos, pero no quisiera que me los dedicaras a mi! elevaste el estatus de los gueyes esos con tu desprecio. bravo. pues si, los asaltos finalmente nunca son glamorosos como en las pelis. el mio al menos fue chistoso, lleno de ironia y humor. la pistola era un dedo, mi riqueza eran cien pesos, mis zapatos no les gustaron y tras la vuelta por la ciudá para perderme, me dejaron exactamente a una cuadra de donde tenia que ir!

    saluditos

    ResponderEliminar
  5. qué poca madre!...a mí una vez un policia me la quizo armar de pedos igual...

    aunque eso sí...el insulto te salió del alma...

    ni pedo wey...a seguirle.

    ResponderEliminar
  6. ¡The chairest post ever!

    Ni modo, asqueroso episodio, pero así te vacunas de cosas horribles por un buen tiempo.

    ResponderEliminar